Todos nosotros hemos recibido alguna vez un finiquito a lo largo de nuestra vida. El finiquito siempre va acompañado de la finalización de una relación contractual. Lo que se conoce como finiquito por fin de contrato. Y aunque es algo muy común y se pueda dar por sentado, existen muchos malentendidos con este tema.

Para solventar todas las cuestiones alrededor del finiquito, esta semana nos centraremos en analizar qué es el finiquito y cómo se calcula. Además, veremos otros puntos donde suelen surgir dudas. Comenzamos.

¿Qué es el finiquito?

Para saber qué es el finiquito debemos explicar por qué se produce siempre este pago al finalizar una relación laboral.

Con el pago del finiquito se saldan las retribuciones pendientes de la empresa con el trabajador, contando desde el inicio del año hasta la fecha que finaliza la relación laboral.

Podría darse el caso de finalizar un contrato y que la empresa no tuviera que abonar nada al trabajador, pero esto es poco habitual.

¿Cuándo me corresponde finiquito?

El finiquito le corresponderá al trabajador siempre que finalice una relación contractual. No confundir indemnización por despido con finiquito.

Cuando un trabajador recibe una cantidad de dinero en concepto de finiquito, únicamente está cobrando parte de su salario que no había sido satisfecho hasta la fecha.

En cambio, un trabajador únicamente cobrará indemnización por despido en los casos de despido improcedente o despido objetivo. Al entenderse que se ha producido un perjuicio para el trabajador y se le debe compensar por ello.

¿Qué representa el finiquito?

La entrega del finiquito representa la finalización de la relación contractual entre el trabajador y la empresa. No es la única prueba de su disolución, pero si una de las más concluyentes.

Cuando un trabajador recibe su finiquito debe saber las consecuencias de su firma a la recepción del finiquito.  que representará su firma.

Suele ocurrir que en el documento donde firma el finiquito se acepte la cuantía del mismo, pero además se incluya una cláusula que indique la aceptación del despido.

Esto imposibilitaría un recurso posterior por parte del trabajador.

Por ello, hay que leer bien todo documento antes de ser firmado. Y ante cualquier duda, debe firmarse con “No Conforme” a un lado. De este modo se confirma la recepción de la cantidad marcada, pero no así su conformidad.

Habiendo tomado estas precauciones, podría más adelante consultar a un abogado laboralista para asegurar que el finiquito está bien calculado. Sin cerrarse las puertas a una futura reclamación.

¿Qué se incluye en el finiquito?

Como decíamos anteriormente, en el finiquito se incluyen la parte proporcional del salario del trabajador que no se ha disfrutado hasta la fecha del fin del contrato.

Dicho esto, un finiquito debe incluir los siguientes puntos:

  • Salarios pendientes de cobro: cabe la posibilidad de que finalización del contrato se produzca a mitad de mes, haya nóminas atrasadas u horas extraordinarias sin cobrar. Todo ello deberá incluirse en el cálculo del finiquito.
  • Parte proporcional de las pagas extras: se deberá abonar la parte proporcional de las pagas extras no satisfechas por la empresa.
  • Vacaciones no disfrutadas: las vacaciones que le correspondan al trabajador deberán ser abonadas.

¿Cómo se calcula el finiquito?

El cálculo del finiquito es tarea de la empresa. Sin embargo, es conveniente saber realizarlo para estar preparado en el momento enfrentarte a una situación así.

Para el cálculo del finiquito tendrás que tener en cuenta los siguientes conceptos:

  • Salario bruto mensual
  • Horas extraordinarias no cobradas
  • Salario del mes en curso no cobrado
  • Periodo de tiempo desde el inicio del año hasta la finalización del contrato
  • Vacaciones disfrutadas en el año
  • Pagas extraordinarias que correspondan según convenio

Teniendo claros estos puntos, sabrás cómo calcular el finiquito que te corresponde. En caso de dudas, lo mejor es acudir a un abogado laboralista para que compruebe que se están respetando tus derechos.