La incapacidad permanente total cualificada se concede a los trabajadores que, habiendo sido certificados con una pensión por incapacidad permanente total para su profesión habitual, han cumplido 55 años y no han conseguido reinsertarse en el mercado laboral.

Con las dificultades que presenta el mercado laboral hoy en día, una persona de 50 años que se queda sin empleo lo tiene muy difícil para encontrar trabajo. Pero si a esto le sumamos que tiene limitaciones físicas que le incapacitan para desempeñar su profesión habitual, puede convertirse en una verdadera hazaña encontrar trabajo en otro sector.

En el artículo de vamos a tratar la incapacidad permanente total cualificada. Explicando qué es, sus características principales y las dudas más frecuentes que recibimos de nuestros clientes.

Comenzaremos respondiendo a la primera cuestión y que, seguramente, te ha traído hasta este artículo ¿qué es la incapacidad permanente total calificada?

Cuando un trabajador, bien sea por un accidente laboral o no laboral, o bien por el desgaste físico que le produzca su trabajo, sufre una merma física o mental que le impide desempeñar su profesión habitual, se le concede la incapacidad permanente total.

De este modo, se le certifica como no apto para desempeñar su profesión habitual. Sin embargo, sus lesiones no le inhabilitan completamente para trabajar. Por lo que puede, en teoría, incorporarse a otro sector.

Sin embargo, teniendo en cuenta que los trabajadores quedan con secuelas físicas y la incapacidad para reinventarse laboralmente cuando están cerca de la jubilación, hace que muchos de ellos no encuentren trabajo.

Para compensar esta situación de precariedad, cuando un trabajador con incapacidad llega a los 55 años de edad, se le concede la incapacidad permanente total cualificada. La cual supone un incremento de aproximadamente un 20% en su pensión de invalidez.

Como aclaración, se realiza una distinción entre profesión habitual en caso de enfermedad común o profesional, o en caso de accidente laboral o no laboral. En caso de accidente, se considera profesión habitual a aquella que desempeña el trabajador en el momento del accidente. En caso de enfermedad, se considerará enfermedad profesional aquella que haya desempeñado el trabajador los últimos dos años o la desempeñada mayormente a lo largo de su vida laboral.

¿Se puede trabajar con incapacidad permanente total cualificada?

El objetivo de la incapacidad permanente total cualificada es aumentar la pensión de incapacidad que percibe el trabajador por la imposibilidad de encontrar trabajo a partir de los 55 años de edad.

Por ello, este incremento en la pensión de invalidez será incompatible con el desarrollo de otra actividad laboral remunerada.

Cuantía de la pensión por incapacidad permanente total cualificada

Como hemos dicho anteriormente, la pensión vitalicia que perciba el trabajador por haber recibido la incapacidad permanente total, se verá incrementada en un 20% según la marca la ley actualmente.

Te puede interesar este artículo:


Cálculo de Pensión Incapacidad Permanente Total: Guía completa

Cómo solicitar la incapacidad permanente total cualificada

Para solicitar la incapacidad permanente total cualificada se deberá acudir al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de la provincia del interesado, debiendo presentar el modelo de solicitud que ofrece la Seguridad Social.

Sin embargo, generalmente el INSS actúa de oficio en estos casos.

Los beneficiarios de pensión de incapacidad permanente total recibirán una carta cuando se aproximen a los 55 años en caso de no figurar de alta en el Seguridad Social diferente de su situación de pensionista. Notificando que se le aplicará de oficio un incremento del 20% en su pensión.

Conclusiones

Con esto hemos llegado al final del artículo. Espero que hayas despejado tus dudas sobre la incapacidad permanente total cualificada. Si tienes cualquier duda al respecto, no dudes en ponerte en contacto.