En el artículo de hoy analizaremos el despido nulo en España. Repasando su definición, las causas que lo provocan y las consecuencias, tanto para el trabajador como para la empresa, que ocasionan la consideración de un despido nulo.

Una empresa puede extinguir el contrato de un trabajador a través de un despido objetivo, un despido disciplinario o un despido improcedente. Y en cada uno de estos casos el trabajador tiene derecho a impugnar la decisión de la empresa si entiende que se han vulnerado sus derechos.

Una vez interpuesta la reclamación será el juez quién determine si las causas del despido son justas, considerando el despido procedente, si no se han cumplido los aspectos formales se considerará improcedente, o despido nulo si aprecia que se han vulnerado los derechos del trabajador o la legislación laboral.

Vamos a repasar en el siguiente punto en qué circunstancia se puede considerar un despido nulo.

Como decíamos, un despido se considerará nulo cuando se vulneren los derechos y/o libertades del trabajador. Los casos en los que se suelen dar estas circunstancias son:

  • Los causados por discriminaciones prohibidas por la legislación: como acoso laboral o mobbing o  discriminación por sexo, orientación sexual o religión.
  • Por la violación de los derechos y libertades de los trabajadores.
  • Todos los relacionados con la maternidad o el embarazo.
  • Despido causado durante el tiempo de excedencia por cuidado de hijo.
  • A trabajadores que sufran violencia de género por acogerse a su derecho de reducción o reordenación de la jornada de trabajo, movilidad geográfica, cambio de centro de trabajo, etc.
  • Aquellos despidos colectivos que no hayan cumplido los trámites recogidos por el derecho laboral.

En todos estos casos, salvo que se demuestre que las causas argumentadas por la empresa nada tienen que ver con ellos, será declarado despido nulo.

¿Qué sucede cuando un juez declara un despido nulo?

Cuando un juez declara un despido nulo, a efectos legales se considera como si ese despido nunca se hubiera producido. Por lo tanto, el trabajador deberá ser readmitido en su mismo puesto de trabajo y mismas condiciones que disfrutaba antes del despido. Además, se le abonarán el salario que hubiera cobrado durante el tiempo de tramitación del despido.

¿Corresponde indemnización en caso de despido nulo?

En caso de declarar un despido nulo no corresponderá indemnización por despido al trabajador. Sin embargo, este podrá reclamar una indemnización por daños y perjuicios en caso de verse perjudicado económicamente.

Esta situación se suele dar cuando el empleado tuvo que pedir créditos, sufrir un desahucio o dejar de pagar la hipoteca siendo penalizado con intereses de demora. Probar que estos gastos son plenamente imputables al despido es complejo, pero en algunos casos serán reconocidos por el juez.

Conclusiones

Si has sufrido un despido y crees que se han vulnerado tus derechos como trabajador puedes reclamar para solicitar un despido nulo y solicitar el reingreso en la empresa. Para ello, te recomendamos que consultes con un abogado laboralista para que estudie tu caso y te recomiende qué acción debes tomar.