En el artículo de hoy hablaremos sobre la herencia yacente. Esta situación causa mucha confusión entre los herederos ya que se piensa, erróneamente, que los bienes el fallecido pasan a formar parte del patrimonio de sus legatarios directamente después de su muerte.

Sin embargo este trámite se dilata en el tiempo. Ya que se deberá producir la declaración de herederos y el trámite de aceptación de herencia entre otros.

Para resolver todas las dudas sobre este concepto resolveremos las cuestiones más comunes que nos transmiten nuestros clientes. Pero antes veamos su significado.

¿Qué es la herencia yacente?

La herencia yacente se considera a la situación en la que se encuentran los bienes legados de la persona fallecida, desde que fallece hasta que se produce la aceptación y el reparto de la herencia entre sus herederos.

Este periodo puede dilatarse en el tiempo ya que, como comentamos en otros artículos, los herederos no reciben directamente la herencia de la persona fallecida hasta que no se realice la aceptación de la herencia.

Esto llama mucho la atención a quienes no están familiarizados con este procedimiento ya que el término herencia está asociado a bienes y derechos. Sin embargo, también se pueden heredar las deudas y obligaciones del fallecido (excepto que se acepte la herencia a beneficio de inventario).

En los casos en los que las deudas superan a los bienes, lo más recomendable será renunciar a la herencia. Excepto casos concretos que habrá que estudiar para valorar la opción más recomendable.

Por ello, hasta que se produzca la aceptación o renuncia, esta se mantendrá como herencia yacente.

Pero, y si se prolonga esta situación en el tiempo ¿quién administra estos bienes? Vamos a verlo.

¿Quién administra la herencia yacente?

Durante el tiempo que dure esta situación se asignará a un administrador de la herencia yacente. Siendo que, aunque carece de personalidad jurídica al no poder determinarse su propiedad hasta la aceptación de la misma, si tiene capacidad procesal. Siendo posible dirigir una demanda frente a la herencia yacente para reclamar el derecho a la misma o titulares de créditos contra el patrimonio del fallecido.

Para determinar al administrador se tendrá en cuenta la voluntad del causante (fallecido), estableciéndose la figura del albacea testamentario. Al que el fallecido puede conferir poderes para la administración y representación de la herencia.

En determinadas comunidades autónomas existe legislación específica a este respecto. Como sucede en el caso de la Fiducia Aragonesa.

¿Quién tributa por los rendimientos de una herencia yacente?

Desde el fallecimiento hasta la aceptación de la herencia, los bienes serán atribuibles a los herederos. Por ello, salvo que se haya renunciado a la herencia pura, simple y gratuitamente, quienes ostenten la propiedad de los rendimientos que generen los bienes que compongan la herencia tendrán que tributar por ellos.

Por lo tanto, cada uno de los herederos deberá declarar en su autoliquidación de IRPF, así como los impuestos que puedan devengar rendimientos generados de la parte proporcional que le corresponda.

¿Qué problemas suelen surgir con las herencias yacentes?

Un problema muy común con la herencia yacente se da cuando se lega una propiedad alquilada. En estos casos, cada uno de los herederos deberá declarar su parte proporcional pero no se podrá emitir varias facturas.

Para solucionar este problema hay que acudir a la Agencia Tributaria y dar de alta a la herencia yacente para que se le proporcione un NIF y poder operar a efectos fiscales. De este modo, cada uno de los herederos podrá declarar su parte proporcional como renta del capital inmobiliario.

También te podría interesar 


Conclusiones

En estos casos es esencial contar con la asistencia de abogados expertos en herencia para asegurar la legalidad del proceso. Por ello, si tienes cualquier duda sobre la tramitación de tu herencia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Como abogados especialistas en herencias te te ofreceremos la mejor solución que se adapte a tu caso concreto.