En el artículo de hoy vamos hablar sobre una ley característica de Aragón: la fiducia aragonesa. La fiducia es una institución que recoge el derecho foral aragonés, a través del cual una persona otorga poderes a un tercero para repartir sus bienes después de su muerte.

Te puede parecer un procedimiento extraño, pero cuando conoces más a fondo la norma y su origen cobra sentido.

En los siguientes puntos analizaremos qué es la fiducia aragonesa, sus características principales y cómo afecta al reparto de una herencia.

La fiducia aragonesa, como indicamos al comienzo, es un procedimiento por el cual una persona decide dar poderes a un tercero para que decida el reparto de sus bienes cuando haya fallecido.

Se considera una alternativa al reparto de una herencia sin testamento, ya que será la persona que ostente la fiducia sucesoria quién decidirá el reparto de la herencia a su conveniencia. Debiendo respetar, claro está, la legislación sobre sucesiones que corresponda.

El origen de esta norma se remonta a los tiempos en los que la economía aragonesa era principalmente agrícola. En aquellos tiempos, en caso de dividir las tierras del fallecido entre los herederos estas perdían su productividad. Para evitarlo era conveniente mantener la unidad de las mismas.

Esto se conseguía reforzando la figura del cónyuge viudo usufructuario. Que, aunque no existen requerimiento para designar a un legatario, es en la persona que normalmente recae esta labor.

De este modo, el fiduciario podía asignar todas las tierras a un único hijo o nieto, para mantener la unidad de la tierra de cultivo.

¿Quién puede ser fiduciario de una herencia?

Como hemos dicho anteriormente, aunque es el cónyuge en el que recae normalmente esta responsabilidad, el derecho foral aragonés no establece ningún requerimiento para que alguien ostente la fiducia aragonesa.

La fiducia sucesoria está fundamentada en la confianza. Ya que se cede la decisión sobre el reparto de los bienes del fallecido. Por lo tanto, esta suele recaer en personas cercanas, ya sean familiares o amigos íntimos.

Hablamos en plural porque se podrá designar a varias personas como fiduciarios, por ejemplo, una junta de parientes. Los cuales deberán llegar a un acuerdo para la adjudicación de la legítima, a uno o varios descendientes del fallecido, y la parte de libre disposición.

¿Cómo se designa a un fiduciario?

Para designar a un fiduciario y las instrucciones que le quiera transmitir sobre su ejecución, administración y disposición de los bienes de su patrimonio, se deberá realizar a través de un testamento o escritura pública.

En caso de haber sido nombrado el cónyuge, esta designación carecerá de validez en caso de haberse producido separación judicial, divorcio, nulidad o estuviera en trámite cualquiera de estos procesos.

¿Cuándo se debe ejecutar la fiducia?

Dependiendo de la persona que ostente la fiducia se estipula un tiempo en el que debe decidir el reparto de los bienes del fallecido.

Cuando se trata del cónyuge, está ligado al usufructo vitalicio de los bienes. Por lo tanto, no será hasta la muerte del cónyuge, o la cesión de los bienes por el mismo, que los herederos forzosos puedan recibir la herencia.

En caso de no tratarse de un cónyuge, se establece un plazo de 3 años en el que el fiduciario tiene que establecer el reparto de la herencia.

Cabe destacar que, de no aceptar en un plazo de 60 días el requerimiento notarial o judicial para ser fiduciario, se perderá este derecho.

Qué derechos tienes el cónyuge fiduciario sobre los bienes

Estos derechos son semejantes a los que ostenta con el usufructo. El cónyuge puede vender bienes en caso de tener que hacer frente a obligaciones sobre el patrimonio del fallecido y con el objetivo de adquirir nuevos elementos patrimoniales que sustituyan a los anteriores.

En caso de existir hijos o descendientes, los cuales tienen derecho sobre la legítima de la herencia, el cónyuge fiduciario necesitará la aprobación de aquellos que ostenten derechos hereditarios sobre los bienes.

Conclusiones

Con esto hemos llegado al final del artículo. Espero que hayas resuelto tus dudas sobre la fiducia aragonesa. Si tienes cualquier duda al respecto, no dudes en ponerte en contacto. Como abogados especialistas en herencias en Aragón podemos ayudarte.