Divorcio en España - Análisis completo

Divorcio en España: Análisis Completo

La ley de divorcio en España fue aprobada el 22 de junio de 1981. En ella, se establecían una condiciones estrictas para proceder al divorcio. Debiéndose probar una causa justificada para que el divorcio pudiera producirse. Afortunadamente, la reforma del año 2005 – por la que nos regimos actualmente – dota de mayor libertad a los cónyuges. Lo cual produjo un cambio sustancial en el divorcio en España.

El mayor cambio se produjo al ampliar la libertad de los cónyuges a la hora de proceder al divorcio. Bastando únicamente con el deseo de estos para poner fin al matrimonio. Sin embargo, dependiendo del nivel de acuerdo y los lazos de unión entre los cónyuges, las características del proceso llevado a cabo por abogados para divorcio cambiará radicalmente.

En este artículo repasaremos las características principales del divorcio en España. Entrando en detalle en los procedimientos que se deberán llevar a cabo dependiendo de los diferentes supuestos que recoge la ley de divorcio en España.

Comenzamos analizando las características esenciales del divorcio en España. Sigue leyendo.

Características Esenciales del Divorcio en España

Como decíamos anteriormente, la reforma de la ley de divorcio en España de 2005 modificó sustancialmente sus características. De ella – aunque hablamos de una reforma de calado – podemos destacar las siguientes características:

  • No es necesario fundamentar la decisión de romper el vínculo matrimonial.
  • Solo es necesario haber transcurrido 3 meses para proceder a disolver el matrimonio.
  • Es necesaria la intervención de un juez o un notario para disolver el matrimonio.
  • Así como la intervención de un abogado en ejercicio.

Estos puntos básicos nos hacen ver la libertad que introdujo la reforma de la ley de divorcio en España. No necesitando justificación para iniciar el proceso de divorcio. Sin embargo, dependiendo del nivel de acuerdo entre las partes, el procedimiento para conseguirlo difiere.

En primer lugar, está el supuesto en el que no se llega a un acuerdo entre las partes. En este caso se deberá acudir a los tribunales para que un juez dirima entre los asuntos en conflicto a través de un divorcio contencioso. El cual explicaremos en detalle más adelante.

Por otro lado, en el caso de haber acuerdo total entre los cónyuges, se podrá disolver el matrimonio sin necesidad de llegar a los tribunales. Pudiendo optar por la opción de divorcio de mutuo acuerdo presentando el convenio regulador pactado.

Para tener orden en nuestro análisis, vamos a dar respuesta a la pregunta más común que sucede cuando alguien se quiere divorciar ¿qué documentación es necesaria para formalizar un divorcio en España? Sigue leyendo.

¿Qué Documentación es Necesaria para Formalizar un Divorcio en España?

El matrimonio es un acto jurídico que une legalmente a dos personas. Para romper esta unión se deberá presentar la documentación necesaria que lo certifique la autoridad competente. La documentación imprescindible en este caso será:

  • Certificado de matrimonio.
  • Certificado de nacimiento de los hijos.
  • Documento que acredite la situación económica de la familia.
  • En caso de divorcio de mutuo acuerdo, el convenio regulador previamente pactado por las partes.

Este último punto es el que nos interesa analizar. Siendo el primer tema a tratar cuando nos enfrentamos a un caso de divorcio.

El Convenio Regulador en el Divorcio en España

El convenio regulador es el primer punto que se debe tratar cuando se afronta un caso con abogados para divorcio. Este será el documento donde se deberán plasmar el acuerdo entre las partes. Estableciéndose en él, el marco que se regulará su relación después del divorcio. Te preguntarás ¿siempre se debe acordar el convenio regulador entre los cónyuges?

Evidentemente, no. En los casos donde no se pueda llegar a un acuerdo deberá ser un juez quien regule los aspecto que contempla el convenio regulador. Plasmándolo en la sentencia que derive del divorcio contencioso. El cual analizaremos más adelante.

Volviendo al convenio regulador, este documento es imprescindible para los procedimientos de divorcio de mutuo acuerdo. Gracias al cual se dota de libertad a los cónyuges para llegar a un entendimiento. Marcando los cónyuges – con ajuste a la ley – cómo será su relación posterior al matrimonio.

De este modo, se evita que sea el juez quien – mediante la sentencia del divorcio contencioso – decida la relación posterior al divorcio. No siendo en muchos casos satisfactoria para ninguna de las partes.

Para evitar esta circunstancia, el convenio regulador acordado deberá recoger:

  • La custodia de los hijos.
  • La pensión alimenticia derivada de esta.
  • Régimen de visitas.
  • Atribución del uso de la vivienda familiar.
  • La liquidación del régimen económico del matrimonio.
  • La pensión que pudiera corresponder a uno de los cónyuges.

Como podrás imaginar – debido al carácter personal de los temas que se acuerdan en este documento – no es fácil un acuerdo total en muchas ocasiones. Viéndose avocados a un divorcio contencioso, en el que entraremos en detalle más adelante.

En muchas ocasiones, no se llega a un acuerdo al no llegar a un entendimiento en dos de los puntos más complejos. La custodia de los hijos y la liquidación del régimen económico. Los cuales analizaremos a continuación.

¿En Qué Consiste la Liquidación del Régimen Económico Matrimonial?

Cuando se produce una sentencia firme de divorcio se produce la disolución del régimen económico matrimonial. En muchos casos, los propios cónyuges desconocen cuál es su régimen económico. Dándose casos en los que no es necesario su disolución por la no existencia del mismo.

Esto se produce en el caso de haber establecido separación de bienes en el matrimonio. En este caso, no existe masa matrimonial común.

Si no se ha establecido un régimen de separación de bienes, se deberá disolver el régimen económico matrimonial. Las fases del procedimiento serían las siguientes.

En primer lugar, una vez iniciado el procedimiento de divorcio se podrá solicitar de inventario de bienes. Esta solicitud deberá ir acompañada de una propuesta de inventario donde se reflejarán las diferentes partidas de bienes y obligaciones comunes.

El siguiente paso será la formación del inventario. Presentada la solicitud se citará a los cónyuges para – junto con el secretario judicial – proceder a formar el inventario de vienes de la comunidad matrimonial.

En caso de no acudir uno de los cónyuges – sin presentar causa que lo justifique – se aceptará la propuesta de la parte compareciente.

Por último, una vez se obtenga sentencia firme de la resolución, se procederá a la liquidación del inventario. Esta podrá ser solicitada por cualquiera de los cónyuges debiendo recoger:

  • El pago de indemnizaciones que correspondan.
  • Reintegros adeudados.
  • División del remanente.
  • Repartición de los bienes que correspondan.

Una vez se cumpla lo dictaminado en la sentencia, el régimen económico matrimonial se dará por disuelto.

Guarda y Custodia de los hijos menores en el Divorcio en España

En los casos donde existan hijos menores en la pareja, se deberá dirimir la guarda y custodia de los menores. Este es uno de los puntos más complejos en un divorcio. Teniendo en cuenta que en el intervienen otros asuntos como la pensión alimenticia – o pensión de alimentos – que deberá aportar el progenitor no custodio.

No confundir patria potestad y guardia y custodia. Estos dos conceptos recogen diferentes derechos y obligaciones que tienen los cónyuges para con sus hijos.

El factor que más suele pesar a la hora de determinar la custodia de los hijos es el bienestar de los mismos. Sin embargo, en comunidades autónomas como Aragón, nos regimos por el derecho foral. El cual establece como opción preferente la custodia compartida por encima del resto.

Todo ello suele causar desacuerdo entre los cónyuges, debiendo acudir al juzgado de familia interponiendo un divorcio contencioso. En este caso, será el juez quien dictamine, no solo la custodia de los hijos, sino también el resto de puntos que recoge el convenio regulador.

En los casos de llegar a un acuerdo, este se plasmará en el convenio regulador junto con el resto de puntos que recoge el convenio regulador. Pudiéndose optar por un divorcio de mutuo acuerdo. Pero, te preguntarás ¿cuales son las condiciones para poder optar por un divorcio de mutuo acuerdo? Lo analizamos a continuación. Sigue leyendo.

¿Cuáles son las Condiciones para Llegar a un Divorcio de Mutuo Acuerdo?

Como decíamos al comienzo del artículo, para iniciar los trámites de divorcio únicamente existe la condición de haber transcurrido 3 meses desde la formalización del matrimonio. Sin embargo, en el caso de querer optar por un divorcio de mutuo acuerdo, se deberán cumplir unos requerimientos legales.

En primer lugar, se deberá presentar una demanda de divorcio firmada por ambos cónyuges. Esta deberá ser presentada en el juzgado de primera instancia del domicilio de residencia conyugal. O de cualquiera de los cónyuges en caso de residir en distinto domicilio.

Junto con la demanda de divorcio, se deberá presentar el convenio regulador acordado por las partes. Además, en el caso de haber hijos menores de edad, el juez pedirá un informe al ministerio fiscal.

Para evitar un divorcio contencioso – con el perjuicio personal y económico que este conlleva – se deberán dirimir los asuntos en disputa y la relación posterior al divorcio en el convenio regulador.

Una vez presentado el convenio, se citará a las partes para que lo ratifiquen. Debiendo corroborar ante un funcionario público el acuerdo llegado por los cónyuges.

En el caso de que todo sea correcto – ajustado a lo que marca la ley y que no produzca ningún daño o perjuicio para ninguna de las partes – en un corto espacio de tiempo se recibirá la sentencia donde se aprobará el convenio y se disolverá el vínculo matrimonial.

De este modo, exceptuando el caso que algún punto del convenio sea contrario a la ley, el acuerdo será estipulado libremente por las partes. Lo cual es muy beneficioso al no perder en ningún momento el control del procedimiento.

Sin embargo, esto no es siempre posible. En los casos donde no es posible llegar a un acuerdo se deberá optar por un divorcio contencioso ¿cuáles son sus características? Pasamos a analizarlo. Sigue leyendo.

El Divorcio Contencioso en España

El divorcio contencioso se da en los casos donde no es posible llegar a un acuerdo entre los cónyuges y se acude a los tribunales para que un juez dirima los asuntos en conflicto.

El divorcio contencioso presenta múltiples desventajas con respecto al divorcio de mutuo acuerdo. Las principales son su mayor complejidad, coste económico y personal para las partes.

Por este motivo, este se suele dar cuando existen muchos elementos comunes en la pareja. Donde se deben acordar múltiples asuntos con enorme transcendencia económica y personal para los cónyuges. El proceso de divorcio contencioso transcurrirá pasando por los siguientes trámites:

  • Presentación de demanda de divorcio.
  • Apertura de juicio verbal.
  • Contestación a la demanda por la parte contraria.
  • Celebración de vista donde se presentarán las pruebas pertinentes.
  • En caso de haber hijos menores, se recabará un informe al ministerio fiscal.
  • Dictado de sentencia por parte del juez.
  • Posible recurso de la sentencia.

Como habrás observado, el proceso es mucho más complejo. Debiendo presentar pruebas y refutar las de la parte contraria para lograr superar con éxito el proceso.

Debido al enorme conflicto causado en un proceso de divorcio contencioso, es complicado mantener la vida previa al inicio del proceso. Para ello se contemplan las medidas provisionales ¿en qué consiste? Sigue leyendo.

¿Por Qué se toman Medidas Provisionales en el Divorcio en España?

Ante un caso de divorcio contencioso, los problemas de convivencia derivados del desacuerdo que provocó este proceso hacen complicado mantener una situación de normalidad en la convivencia. Para prevenir estos posibles problemas, la normativa civil recoge la posibilidad de solicitar medidas provisionales.

La solicitud de medidas provisionales se presentará junto con la demanda de divorcio. En ella se solicitará que se adopten las medidas requeridas antes del inicio del proceso de divorcio contencioso. Las medidas provisionales tiene efectos en:

  • Guarda y custodia de los hijos menores.
  • Régimen de visitas.
  • Atribución del uso de la vivienda familiar y ajuar doméstico.
  • Contribución a las cargas del matrimonio como pensión y gastos.
  • Prohibición de cambio de domicilio del menor sin previa autorización judicial.
  • Prohibición de salida del territorio nacional a menores en caso de riesgo de sustracción.

La aplicación de medidas provisionales está reservada para los casos de total desacuerdo entre los cónyuges.

Sin embargo, esta situación de desacuerdo puede cambiar a lo largo del proceso. En estos casos una pregunta típica es ¿se puede optar por un divorcio de mutuo acuerdo una vez iniciado un divorcio contencioso? Vamos a dar respuesta a esta cuestión.

¿Se puede convertir un divorcio contencioso en divorcio de mutuo acuerdo?

En los casos donde se llegue a un acuerdo habiendo comenzado el procedimiento de divorcio contencioso, se podrá solicitar una modificación al juzgado para convertirlo en divorcio de mutuo acuerdo.

Para ello, habrá que presentar un convenio regulador pactado por las partes donde se recoja los acuerdos llevados a cabo.

Entre los aspectos que debe recoger el convenio regulador está la liquidación del régimen económico matrimonial.