La pensión de alimentos de los hijos es un derecho que nace de la obligación de padres/madres a mantener económicamente a sus hijos. Por ello, cuando los cónyuges se separan o divorcian y la custodia la ostenta uno de ellos, el cónyuge no custodio deberá aportar económicamente para cubrir las necesidades de sus hijos.

Este es un punto bastante delicado, siendo una de las causas principales por las que no se consigue llegar a un acuerdo en un proceso de divorcio. Por ello, vamos a dedicar este artículo a analizar los puntos en los que surgen más dudas cuando se afronta un divorcio o separación con hijos.

¿Cómo se calcula la pensión de alimentos de los hijos?

La pensión de alimentos de los hijos dependerá de dos factores: las necesidades de los hijos y la capacidad económica de los cónyuges. Dependiendo de ello se determinará su cuantía.

Para su cálculo, existe un baremo que ayuda a los jueces a determinar la cuantía que asegure un equilibrio entre las necesidades de los hijos y el sustento del cónyuge no custodio. Más adelante veremos cómo se puede solicitar una modificación en la pensión alimenticia de los hijos.

¿Qué se tiene en cuenta para el cálculo de la pensión de alimentos?

Para el cálculo de la pensión de alimentos se tendrán en cuenta muchos aspectos. Por ello no existen cuantías fijas. Debiéndose analizar cada caso para determinar la pensión de alimentos que corresponda. Entre ellos están:

  • Gastos de manutención: todo lo que suponga la alimentación, residencia y vestido de los hijos.
  • Asistencia médica: en el caso de que se necesite una asistencia médica específica para los hijos se deberá tener en cuenta.
  • Gastos en educación de los hijos.
  • Gastos extraordinarios: este caso dependerá de los que se marquen en el convenio regulador. Ya que en este punto rige el principio de libertad de pactos.
  • Renta de los cónyuges.
  • El nivel de vida de los hijos antes del divorcio: se velará por que los hijos no vean modificada sustancialmente el nivel de vida que les proporcionaban sus padres antes del divorcio.

¿Se dejará de pagar la pensión de alimentos en periodo vacacional?

No. Esta es una duda muy común y debemos aclarar este punto.

Esto sucede cuando el cónyuge no custodio disfruta de las vacaciones con sus hijos durante 1 mes en periodo vacacional. Debido a que mantiene a sus hijos durante este periodo se suele pensar que no es necesario el pago de la pensión de alimentos.

Sin embargo, hay que entender que en el cálculo de la pensión alimenticia están incluidos todos los gastos que debe hacer frente el cónyuge custodio a lo largo del año. Por ello, el pago se debe considerar como un pago fraccionado de una cantidad fija anual. Siendo así como la consideran los jueces para su cálculo.

En la única circunstancia donde no se deberá pagar pensión alimenticia será en los casos donde se opte por la custodia compartida. Siendo que el tiempo que pasan los hijos con cada progenitor es exactamente igual.

¿Se debe actualizar la pensión de alimentos según el IPC?

Si. Se deberá actualizar la pensión de alimentos según el IPC para que los hijos no vean modificada su situación debido al aumento del coste de la vida. Por ello, la pensión deberá ser actualizada automáticamente.

En el caso en que esto no se produzca, se podrá reclamar al juzgado su actualización.

¿Es posible solicitar una reducción de la pensión alimenticia?

Si. Pero únicamente podrá suceder en casos extraordinarios debido a que prevalece el bienestar de los hijos. Sin embargo, se podrá solicitar una modificación de medidas en el juzgado alegando problemas del cónyuge no custodio para hacer frente a los pagos de la pensión de alimentos y a los necesarios para su propio sustento.

¿Existe una pensión alimenticia mínima?

Según una de las últimas sentencias del tribunal supremo, se establece que el mínimo vital de la pensión de alimentos será proporcional a la economía del obligado a su pago. Por ello, si el cónyuge obligado al pago de la pensión no dispone de ingresos, no se tendrá en cuenta el mínimo vital de sus hijos.

Sin embargo, estos son casos excepcionales. Ya que una variación de ingresos circunstancial nunca podrá suponer una modificación en la cuantía de la pensión alimenticia. Prevaleciendo el bienestar de los hijos por encima del de sus progenitores.

¿Hasta cuándo es obligatorio el pago de la pensión de alimentos?

Contrario a lo que se piensa normalmente, con la mayoría de edad de los hijos no acaba la obligación del pago de la pensión de alimentos. De hecho, la ley no establece una edad determinada en la que acabará el derecho de los hijos a recibir una pensión.

Los hijos seguirán teniendo derecho a ser mantenidos por sus padres en los casos en los que sigan formándose, demostrando rendimiento en sus estudios, o no dispongan de ingresos suficientes para su manutención.

Por ello, se puede dar el caso que se mantenga la obligación de pagar la pensión alimenticia aunque el hijo trabaje, si su sueldo no es suficiente para ser económicamente independiente.

Hemos llegado al final del artículo. He intentado despejar las cuestiones principales que surgen sobre la pensión alimenticia. Si no he resuelto la tuya te invito a dejar un comentario en este artículo.

Por último, decirte que ante cualquier duda legal al respecto recomendamos acudir a un abogado matrimonialista para asesorarte correctamente. Ya que de ello depende tu bienestar y el de tu familia.