En este artículo vamos a analizar el convenio regulador (en Aragón denominado “Pacto de relaciones familiares”). En este documento se acuerda la relación entre los cónyuges después de una separación o un divorcio, así como el reparto de los bienes comunes de la pareja.

El convenio regulador es el primer punto de negociación cuando se inicia un proceso de divorcio o separación. Siendo el documento que deben presentar ambos de forma conjunta para poder optar por un divorcio de mutuo acuerdo.

De lo contrario, en los casos donde no se llega a un acuerdo en los puntos que componen el convenio regulador, será el juez quién lo establezca a través de su sentencia de divorcio contencioso.

Para despejar todas tus dudas sobre este elemento jurídico, vamos a contestar a las cuestiones más frecuentes que nos realizan nuestros clientes al respecto. Sigue leyendo.

¿Qué contiene el convenio regulador?

Lo que condiciona los puntos a tratar en el convenio regulador serán los elementos comunes en la pareja. Vamos a ver qué debe contener el convenio regulador en el caso de un matrimonio que tiene hijos en común, vivienda familiar y régimen de gananciales:

  • Determinar la guarda y custodia de los hijos
  • Establecer el régimen de visitas del cónyuge no custodio, así como el de los abuelos en el caso que corresponda
  • Atribución del uso de la vivienda familiar (normalmente recaerá en el cónyuge que ostente la custodia de los hijos)
  • Pensión de alimentos y atribución de las cargas familiares
  • Pensión compensatoria en el caso que corresponda
  • Disolución y distribución del patrimonio común de los cónyuges

¿El convenio regulador tiene que ser aprobado judicialmente?

Si. El convenio regulador deberá ser aprobado judicialmente para que tenga validez. Sin embargo, en el caso de no tener hijos comunes en la pareja, el juez no pondrá objeciones a lo acordado entre los cónyuges salvo que perjudique claramente a una de las partes. Siendo que en aspectos patrimoniales los cónyuges tienen libertad de disposición.

Sin embargo, si existen hijos comunes en el matrimonio, aspectos como la guardia y custodia y la pensión alimenticia se consideran asuntos de orden público. Por ello,  el ministerio fiscal revisará el acuerdo para velar por el bienestar de los menores.

¿Qué sucede si uno de los cónyuges no ratifica el convenio?

En el caso en el que uno de los cónyuges no ratifique el convenio regulador, cada una de las partes presentará una propuesta de convenio regulador en el juzgado. Siendo el juez el encargado de fijar el convenio por el que se regirá la relación de los cónyuges después del divorcio a través de su sentencia.

El inconveniente de no llegar a un acuerdo en el convenio regulador es que se pierde el control del proceso por las partes. Ya que el juez podrá dictar su sentencia sin tener en cuenta ninguna de los requerimientos de las partes.

Por no decir el aumento de los costes materiales y personales del proceso. Ya que aumentarán los honorarios de los abogados matrimonialistas, así como la dureza de pasar por un proceso judicial disputando temas de enorme trascendencia sentimental.

¿Es necesario presentar el convenio regulador sin matrimonio en la pareja?

Si. En el caso en el que una pareja tenga hijos en común, pero no hayan contraído matrimonio, también se deberá realizar un convenio regulador en caso de separación. En este caso, se denomina procedimiento judicial de medidas paternofiliales.

¿Cómo se denuncia el incumplimiento del convenio regulador?

Cuando el convenio regulador es aprobado por el juez es de obligado cumplimiento por las partes. Por ello, si no se cumple con lo estipulado, se podrá pedir la ejecución de la sentencia.

Con esto llegamos al final del artículo. Espero que hayas resuelto todas tus dudas sobre el convenio regulador. Y de no ser así, te animo a que comentes cualquier duda al respecto al final de este artículo.