Cambiar de Gananciales a Separación de Bienes Después del Matrimonio

Cambiar de Gananciales a Separación de Bienes Después del Matrimonio

En el artículo de hoy vamos a analizar una cuestión que nos hacen a menudo, ¿podemos cambiar bienes gananciales a separación de bienes después del matrimonio? Intentando dar respuesta a las cuestiones sobre las repercusiones y consecuencias producidas por el cambio de régimen económico matrimonial.

La respuesta a la primera pregunta es sencilla. Si, se pueden cambiar bienes gananciales a separación de bienes después del matrimonio realizando las capitulaciones matrimoniales a través de escritura pública.

A partir de este momento el régimen económico matrimonial pasará a separación de bienes. Sin embargo, habrá que tener en cuenta varias consideraciones sobre las consecuencias de esta modificación. Sigue leyendo.

Consideraciones sobre el cambio de bienes gananciales a separación de bienes

Como decíamos, vamos a repasar las consecuencias y características que tiene el proceder a cambiar el régimen económico de su matrimonio.

1 Siempre es posible modificar las normas del matrimonio

El matrimonio es un contrato de unión entre los cónyuges. En él se regulan muchos aspectos, entre ellos el económico. Por lo tanto, como todo contrato, puede sufrir modificaciones siempre y cuando haya un acuerdo previo por las partes.

Lo único que no se podrá modificar es el régimen jurídico por el que se regula el matrimonio. Es decir, no se podrá modificar si el matrimonio se sujeta a una ley española o extranjera. Incluso entre comunidades autónomas donde tienen su propio ordenamiento civil.

2 Estos cambios no tienen efecto retroactivo

En España rige por el principio de no retroactividad de la ley. Es decir, en el caso de cambiar bienes gananciales a separación de bienes después del matrimonio, este cambio únicamente afectará a la relación futura de los cónyuges.

Por ello, los bienes generados por los cónyuges hasta la fecha de la disolución de la sociedad legal de gananciales seguirán perteneciendo a ambos cónyuges a partes iguales.

Para conseguir una separación total del patrimonio conyugal se deberá realizar una liquidación de la sociedad de gananciales. De este modo, se conseguirá una independencia patrimonial total entre los cónyuges.

3 Los cambios de régimen económico no afectan a otros aspectos del matrimonio

Aunque se disponga de una independencia patrimonial, los derechos y obligaciones que rigen el matrimonio seguirán vigentes. Entre ellas estarán:

  • En el caso de que existan hijos en común, la obligación de los padres para con sus hijos está por encima de la libertad de los padres. Con independencia de su régimen económico, o de si están casados o no. Cualquier pacto relacionado con los hijos tendrá que aprobarse en vía judicial y deberá estar supervisado por el ministerio fiscal.
  • La obligación de contribuir a las cargas familiares de forma proporcional a los ingresos percibidos. Debiendo aportar más quién mayores ingresos percibe.
  • Los derechos hereditarios de un cónyuge hacia el otro. En este caso, cuando uno de los cónyuges fallece, los derechos sucesorios no se verán modificados. Siendo el testamento el documento que modificará este aspecto. Del mismo modo en el derecho usufructuario del cónyuge, que de no renunciar a él seguirá vigente.

Casos por los que se cambian bienes gananciales a separación de bienes

El objeto de la separación de bienes es dotar de independencia patrimonial a los cónyuges. Y esta puede ser motivada por diversas razones. Siendo la más común la de proteger el patrimonio familiar, especialmente la vivienda, ante una posible ejecución de deudas por la incursión en inversiones fallidas por una de las partes.

En los casos en los que se contraiga una deuda por una de las partes, por ejemplo, por la entrada en un nuevo negocio o inversión varía, con objeto de proteger el patrimonio familiar, se recomendará realizar separación de bienes.

En un aspecto tan complejo como el que hemos tratado en este artículo, debemos señalar que será necesario un estudio en profundidad por abogados matrimonialistas para ajustarlos a las peculiaridades de cada caso.