Separación de bienes

Separación de bienes: qué es y sus características principales

En el artículo de hoy vamos a analizar el régimen de separación de bienes en el matrimonio. Aunque hoy en día muchas parejas optan por esta fórmula, todavía existen muchas confusiones al respecto. Existiendo una fuerte reticencia a la hora de tratar temas económicos en etapas previas al matrimonio.

Cuando se contrae matrimonio se deben tener muchas cosas en cuenta. Como los preparativos de la ceremonia, invitados, el viaje de novios y todas las actividades para celebrar el enlace. Sin embargo, existen otro tipo de preparativos que habrá que tener en consideración, pudiendo evitar con ellos conflictos en el futuro. Entre ellos está decidir entre el régimen matrimonial de separación de bienes o de gananciales.

Incluirá las propiedades, los salarios, rendimiento del capital o cualquier otro tipo de ganancia. Sin embargo, esto no quiere decir que lo cónyuges no puedan compartir patrimonio o deudas.

En los momentos previos a un enlace matrimonial puede resultar duro tratar temas económicos. Sin embargo, al planificar el matrimonio teniendo en cuenta los conceptos jurídicos y económicos del mismo, se podrá afrontar esta nueva etapa teniendo en cuenta todos los cambios legales que acarrea.

Para que tengas toda la información necesaria para tomar una decisión al respecto, en el artículo de hoy analizaremos qué es la separación de bienes en el matrimonio y sus principales características. Comenzamos. Sigue leyendo.

¿Qué es la separación de bienes?

Si en un matrimonio se establece separación de bienes, los bienes de cada uno de los cónyuges pertenecerán a cada uno en exclusiva. Es decir, cada uno de los cónyuges es propietario de su patrimonio personal. Disfrutando de independencia económica.

Esto incluirá las propiedades, los salarios, rendimiento del capital o cualquier otro tipo de ganancia. Sin embargo, esto no quiere decir que lo cónyuges no puedan compartir patrimonio o deudas.

Por ejemplo, un caso muy típico es compartir la propiedad de la vivienda familiar. O tener una cuenta común en el banco destinada a los gastos familiares.

En estos casos, sí se establece un régimen de separación de bienes, los dos cónyuges compartirán la propiedad de los bienes. Pero no estaremos hablando de bienes gananciales. Sino que cada uno será propietario de su parte. No siendo necesariamente la mitad del bien, como si sucede en el régimen de gananciales.

¿Se comparten gastos en régimen de separación de bienes?

Por supuesto. Aunque los bienes pertenezcan a cada uno de los cónyuges, ambos estarán obligados a contribuir a los gastos familiares en una proporción equivalente a sus ingresos. Debiendo aportar más quien más tenga.

Esto será siempre así excepto que se pacte lo contrario. Debiendo acordar ambos cónyuges los gastos específicos que se harán cargo cada uno de ellos.

¿En qué momento hacer la separación de bienes?

El cambio al régimen de separación de bienes se puede realizar en cualquier momento. En el caso de realizarse como paso previo al matrimonio, la separación de bienes no tendrá efectos en los bienes de los cónyuges. Siendo que cada uno mantendrá la independencia económica previa al enlace.

En el caso de realizar la separación de bienes durante el matrimonio, el régimen económico matrimonial pasará de régimen de gananciales a separación de bienes. Por lo tanto, los bienes que se generen desde la fecha de la firma pertenecerán a cada cónyuge.

Sin embargo, los bienes (y deudas) generados hasta la separación de bienes seguirán contando como bienes gananciales. Por lo que pertenecerán a ambos a partes iguales.

Si se quisiera repartir el patrimonio se podría hacer mediante una liquidación patrimonial. Pudiéndose repartir los bienes y las deudas en la proporción que se acuerde.

Una confusión habitual es pensar que la liquidación de bienes es un paso que únicamente se da en caso de divorcio. Sin embargo, se puede repartir el patrimonio común del matrimonio durante el matrimonio.

Si tienes pensado casarte en un futuro próximo, o piensas en cambiar tu régimen económico matrimonial, acude a un abogado matrimonialista para analizar tu situación.